Día 1 | Ayuno Despierta y Levántate Julio

A veces pensamos que la santidad que Dios demanda de nosotros es algo inalcanzable.

¿Demanda Dios de nosotros cosas imposibles? De ninguna manera. Cuando la Palabra de Dios dice que sin santidad nadie verá al Señor (Hebreos 12:14), es porque ella está dentro del marco de nuestras posibilidades. Dios es Santo y habita en un cielo santo: por lo que nadie que no sea santo puede ni podrá habitar en Su presencia. Lamentablemente el hombre perdió la santidad que Dios le había impartido al crearlo a Su semejanza. Pero Dios. en su infinita gracia, no sólo envió a Su único Hijo para que seamos salvos de la condenación del pecado por medio de su sacrificio, sino que también -para que- gocemos del acceso a Su presencia (Hebreos 4:16)

Por lo anterior, es que Palabra de Dios nos dice: "sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir" (1 Pedro 1:15). Se es santificado por Dios por virtud de la sangre de Cristo y el poder del Espíritu Santo en conjunto con la acción de Su Palabra.

Santidad significa separación y entrega: separación del pecado y entrega al servicio de

la obra de Dios en obediencia a Su Palabra.

"¿Quién subirá al monte de Jehová? ¿Y quién estará en su lugar santo? El limpio de manos y puro de corazón: El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño. El recibirá bendición de Jehová, Y justicia del Dios de salvación. Salmo 24:3-5

Punto de acción

  • ¿Piensas que Dios te ha demandado cosas imposibles de realizar?

  • ¿Qué significa que Dios sea Santo?

  • ¿He estado llevando una vida santa, es decir una vida separada del pecado y entregada a la obra de Dios?



20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo