DÍA CINCO


Nuestras cicatrices manifiestan la gloria de Dios, pero las heridas de Jesus expresan nuestra reconciliación con el Padre.

 

Como chilenos tenemos varias formas de referirnos a las personas que se muestran muy unidas, por ejemplo: ellos son “uña y mugre”, estos son “yuntas”, para los más jóvenes, son “panas”, de hecho son tan unidas que da pena cuando te enteras que tuvieron algún problema y eso quebró la relación. En algún momento, la humanidad estuvo unida a Dios de esta forma. Pero esto se rompió y desde entonces el deseo de Dios ha sido volver a unirnos con Él, tal fue ese deseo que entregó lo más valioso para que esto se cumpliera. Por lo que la biblia dice: “... todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación”. 2 Corintios 5:18


A través de estos devocionales hemos profundizado acerca de la obra de Dios en nuestra vida y cómo podemos representarlo a través del concepto de Kintsugi, así como consiste en usar resina y oro para volver a unir las partes de una vasija, también encontramos el deseo de Dios de volver a unirnos con Él, no solamente a través de nuestras heridas, sino también, de las heridas de otro, Jesús. Él es la máxima expresión de lo que hemos estamos hablando, ya que la reconciliación, o sea, volver a unirnos con Dios, costó sus heridas y cicatrices hasta la muerte, pero de estas heridas encontramos algo precioso y poderoso para nosotros, el volver a unirnos con el Padre. Si nuestras cicatrices nos sirven para manifestar la gloria de Dios, las heridas del Hijo sirven para reconciliarnos con Él y vivir la vida de comunión que siempre hemos necesitado.


Cuando Jesús volvió a aparecer a sus discípulos, lo hizo mostrando sus heridas. Así nosotros, en este ejemplo, tenemos la invitación de aceptar nuestras heridas y cicatrices, y vivir al descubierto, para que así otros vean la obra del Alfarero experto, Dios.



Preguntas:


¿Has visto las heridas del Hijo expresando “reconciliación” en tu vida?

¿Qué heridas Dios te está llamando a mostrar para su gloria?



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Si nuestras vidas rotas pueden hacer daño también a otros, nuestras vidas restauradas por Dios pueden ser de bendición para muchas otras personas. ¿Alguna vez has tenido que limpiar los restos de un v

Dios puede sanar y restaurar aún las heridas “imposibles” de sanar En Jerusalén había un estanque que se llamaba Betesda. Al lugar concurría mucha gente que estaba enferma porque se creía que, de vez

"Para que las heridas se transformen en cicatrices que muestran la gloria de Dios la sanidad debe ocurrir en las manos de Dios, no en las mías". ¿Alguna vez les pasó cuando niños que rompieron algo e