DÍA TRES | MARTES 12 DE ABRIL

Contexto bíblico: Mt. 23:1-12

Resumen:

Aumentan las conspiraciones para atrapar a Jesús durante estos días y Él se encuentra momento tras momento enfrentado a preguntas maliciosas de parte de algunos fariseos que buscaban engañarlo para conseguir que se equivocara y tener una razón para arrestarlo y quitarle credibilidad. A partir de esto Jesús nos enseña que la apariencia de ser justos o santos no es verdadera si dejas fuera las intenciones verdaderas de tu corazón.

A partir de esto, Jesús nos enseña que, aunque se quiera parecer justo o santo, esto no será verdadero si se deja fuera la real intención del corazón)

Los fariseos de esa época eran fiel ejemplo de esto, pues aparentaban santidad, pero rechazaban la verdad de Jesús, enseñaban cosas que no practicaban y querían ser vanagloriados. Jesús en cambio nos manda que: “El que es el mayor de vosotros, sea vuestro siervo. Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.”

Reflexión:

Jesús mismo nos demuestra con Su vida que se hizo siervo por nosotros y, si nos hacemos llamar seguidores de Él, es importante que sigamos su ejemplo y que con Su ayuda nos hagamos humildes. No debemos buscar ser una imagen de cómo debería verse un cristiano o cristiana, pretender santidad o el ser justos. Debemos buscar entregarnos cada vez más a sus pies con un corazón dispuesto al cambio. Jesús quiere realizar esa transformación profunda en nuestros corazones y mentes, abarcando nuestra identidad, emociones, decisiones y actitudes, convergiendo todas ellas en humildad y amor.

Preguntas:

¿Jesús ha hecho un cambio en mi corazón?

¿Cuáles son las máscaras que llevo hoy que me impiden una transformación verdadera?

¿Estamos buscando aparentar santidad y obtener gloria entre las personas?


256 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo